Silla de Juan Calvino en la catedral de San Pedro en Ginebra







Silla de Juan Calvino en la catedral de San Pedro en Ginebra.

Con el advenimiento de la Reforma protestante, el destino de la catedral cambia repentinamente. El 8 de agosto de 1535, Guillaume Farel comienza a predicar la Reforma en Ginebra ante una multitud, a pesar de la prohibición. La reforma será oficial en Ginebra el 21 de mayo de 1536. Farel convenció a Calvino para que permaneciese en Ginebra y realizara la obra que Farel reconocía superior a sus fuerzas. Calvino, de 26 años, era ya reconocido en toda Europa por su obra recién publicada y que trataba sobre el asentamiento institucional del cristianismo reformado. Calvino se establece en la ciudad de Ginebra como lector de la Santa Escritura en esta iglesia de San Pedro. Esta era la silla que ocupaba en el templo.