Santuario Skalka, Cracovia







Santuario Skalka, Cracovia

Es el segundo santuario más importante de Polonia, tras el monasterio de Jasna Gora en Czestochowa. A cinco minutos a pie
desde el Castillo Real de Wawel a pie. Sobre una roca llamada Loma Skalka, una vez hubo una iglesia circular, donde el rey
Boleslao II mató al obispo Stanislav en 1079. El obispo difunto fue adorado como un mártir que había denunciado los
excesos del monarca. En 1253 fue canonizado para convertirse en el patrón general de Polonia. A lo largo
de la Edad Media su culto fue fundamental en la formación de la nación polaca y la cultura política
del país. La iglesia barroca actual de mediados del siglo XVIII es el cuarto templo en este lugar.