Fotos de Cluny, Borgoña (Francia)

24 fotos, abril de 2017


24 fotos comentadas de algunas de las principales atacciones de Cluny, pequeño pueblo de la borgoña francesa.
Haz click en las fotos para ampliarlas

Plano de Cluny


El lugar de Cluny era propiedad de los condes de Mācon desde el 825, cuando el conde Guerín lo recibió en un operación de permuta. El año 909 o 910 uno de sus sucesores, Guillermo I de Aquitania, el Piadoso, lo dio en beneficio de la fundación de esta abadía. La casa se puso bajo la advocación de los apóstoles Pedro y Pablo y bajo la dirección del abad Bernon, hasta ese momento a la cabeza de las abadías de Saint-Pierre de Baume-les-Messieurs y Saint-Pierre de Gigny (Jura), se considera que también llegaron monjes de aquellos establecimientos. El monasterio dispuso desde su comienzo de una infraestructura apropiada, capillas, casas, tierras y personal que tenía cuidado de ellas, lo que facilitó el asentamiento de los primeros monjes. Se puso bajo la Regla de San Benito y desde su comienzo fue una abadía independiente, sometida directamente a la Santa Sede. De manera inmediata se procedió a la construcción de la iglesia monástica, la primera de ellas, denominada Cluny I según la nomenclatura establecida por el historiador Kenneth John Conant.

Abadía Cluny Claustro de la abadía Claustro de la abadía Exterior abadía
Panorama galerías Pasillo en la abadía Sala en la abadía Abadía Cluny

La primera época del monasterio está marcada por sus grandes abades, que lograron hacer de él un establecimiento poderoso e influyente. A Bernon (909-926) le sucedió san Odón (926-942), durante su mandato el papa Juan XI otorgó un privilegio (en 931) según el cual autorizaba a cualquier monje a romper su voto de estabilidad con su monasterio para acercarse a Cluny. Esta disposición y las particularidades añadidas a la Regla de San Benito, fueron conformando lo que se convertiría en la congregación de Cluny, en la que esta abadía intervenía de forma más o menos directa en los asuntos de los demás monasterios asociados, tales como el elección de abad. El abad Mayeul (954-994) fue el impulsor de la construcción de una nueva iglesia monástica (Cluny II, construida entre el 963 y 981) que debía sustituir a la anterior que había quedado pequeña, también durante el su mandato llegaron las reliquias de los santos Pedro y Pablo, logrando un lugar de atracción para los peregrinos.


árboles y torres Ayuntamiento Cluny Casa medieval Casa con flores


Desde el hotel Flores hotel Iglesia en Cluny En una capilla

A Mayeul le sucedió otro de los grandes abades cluniacenses: san Odilón (994-1049), durante su mandato se renovaron las disposiciones que hacían de Cluny el centro de una red de abadías, con normas particulares que las diferenciaban de el resto de casas benedictinas. Su influencia se extendía por todas partes y aún se amplió más en época del abad Hugo de Semur (1049-1109), las nuevas fundaciones o antiguas abadías que se incorporaron a la órbita cluniacense eran numerosas y se extendían por la actual Francia, Inglaterra, la Península Ibérica (en Catalunya su influencia fue limitada) y la Itálica.

Flores de primavera en Francia Caballo en la Borgoña francesa Caballo en la Borgoña francesa Casa en la Borgoña

Hugo de Semur inició la construcción de una tercera iglesia (Cluny III, o maior ecclesia), una leyenda cuenta que el abad Gunzo de Saint-Pierre de Baume tuvo una visión en la que los santos Pedro, Pablo y Esteban le revelaron el plano de una nueva iglesia de grandes proporciones, con el encargo de convencer al abad Hugo de las bondades de su construcción. Sea como sea, el 1088 se puso la primera piedra del nuevo edificio de características y medidas inéditas para la época, levantar la nueva iglesia hizo necesaria la intervención de promotores externos a la casa y se implicaron las grandes personalidades políticas de la época. El 1095 el papa Urbano II consagró su altar y el papa Inocencio II (1130-1143) la propia iglesia, a esa obra ya gigantesca, aún se le añadió un nártex, acabado en el primer cuarto del siglo XIII. Durante siglos fue la iglesia más amplia del mundo cristiano, con 187 m de longitud, cinco naves y dos transeptos.

Torre muralla Cluny Torre muralla Cluny Vista abadía Vista torres

La guerra de los Cien Años afectó a un elevado número de establecimientos cluniacenses, en 1516 se instauró el régimen comendatario que permitía designar abades ajenos a la casa y que a menudo se desentendían de la gestión interna con la consecuente relajación de las costumbres y merma en los ingresos. Las guerras de Religión también afectaron directamente a Cluny, por otra parte hubo intentos de reforma de manera paralela a las que se habían impulsado en el seno de otras órdenes monásticas. Aquellas reformas tardías ayudaron a la reconstrucción física de las dependencias monásticas que en general se encontraban el mal estado. En este estado la casa llegó hasta la Revolución, que provocó su supresión y salida de la comunidad de monjes en 1791, los bienes muebles se fueron perdiendo. La gran iglesia medieval comenzó a derribarse convirtiéndose en una cantera. Poco a poco se fue perdiendo en su mayor parte, excepto los vestigios que aún hoy se conservan, una parte del transepto con su torre campanario.