Colonia. Junto al Rin y la catedral



Paseo junto al Rin, desde la catedral de Colonia hasta el museo de Chocolate (Lindt). Casas, iglesias, el río.
Por supuesto, el mejor mirador para ver los alrededores y más allá son las propias torres de la
catedral. Cuesta subir, pero merece la pena. Eso sí, no añadas ninguna pintada ni marca nueva
a las que ya hay allí arriba, los alemanes te lo agradecerán.