Acrópolis de Atenas

Acrópolis significa "parte alta de la ciudad", y aunque muchas ciudades de la antigua Grecia crecieron alrededor de ciudadelas de este tipo,
Atenas tiene la Acrópolis, una meseta de roca caliza que se eleva unos 150 metros por encima de la ciudad y que es visible desde
varios kilómetros a la redonda. Habitada desde finales del Neolítico, Atenas no sería lo mismo sin ella. Antes de la democracia
ya hubo un templo dedicado a Atenea y Poseidón. Según la mitología griega, la diosa Atenea y el dios Poseidón se disputaban la soberanía
sobre la ciudad de Atenas. Zeus intervino en la disputa; otorgaría la ciudad al que creara la más hermosa obra para los hombres.
Poseidón hizo brotar con su tridente un manantial de agua salada que se llamó Clepsidra. Atenea creó el primer olivo y
ganó el concurso, pasando a ser patrona de la ciudad.


Vista simulada de la Acropolis
Fuente.


Acrópolis, vista general Acrópolis al atardecer Acrópolis nocturna Los Propileos Partenón
Partenón desde Philipoppus Los Propileos Partenón Partenón Obras y grúas en el Partenón


La entrada a la Acrópolis se realiza por una gran puerta llamada los Propileos. A su lado derecho y frontal se encuentra el Templo de Atenea Niké.
Una gran estatua de bronce de Atenea, realizada por Fidias, se encontraba originariamente en el centro. A la derecha de donde se erigía esta
escultura se encuentra el Partenón o Templo de Atenea Partenos (la virgen). A la izquierda y al final de la Acrópolis está el Erecteión, con su
célebre stoa o tribuna sostenida por seis cariátides. Solo una de las que se pueden ver aquí es auténtica; las demás son reproducciones de las
originales, expuestas en el Nuevo Museo de la Acrópolis.

Turistas en el Partenón Detalle del Partenón Cariátides en el Erecteion Erecteion Cariátides
Cariátides en el Erecteion Detalle del Erecteion Detalle del Erecteion Erecteion Detalle frontal del Partenón

En la ladera sur de la Acrópolis se encuentran los restos de otros edificios entre los que destaca un teatro al aire libre llamado Teatro de Dioniso, donde
estrenaron sus obras Sófocles, Aristófanes y Esquilo. La mayoría de los grandes templos fueron reconstruidos bajo el liderazgo de Pericles durante la
Edad Dorada de Atenas (460-430 a. C.). Durante el siglo V a. C., la Acrópolis adoptó su forma definitiva.


Columnas del Partenón Metopa del Partenón Teatro de Dioniso Odeón de Herodes Ático Monte de la Acrópolis